¿Aumentaste de peso durante la pandemia? Es normal

“Si fue un miembro de la familia quien dijo: ‘Ay, mira esa gordura’”, explicó, esa persona podría estar cargando con la percepción que otros tienen de su propio cuerpo, y no necesariamente con lo que esta piensa de sí misma.

Lo que importa es lo que tú piensas de tu cuerpo porque, sencillamente, tú eres quien vive en él. Cox te insta a despojarte de la negatividad que otros han implantado y a empezar a enfrentarte a tu cuerpo con hechos. ¿Esos muslos? Son fuertes y te han cargado durante kilómetros. ¿Tus brazos? Pueden cargar las bolsas de la compra en un solo viaje. ¿Tu cuello? Sostiene un cerebro lleno de información importante.

Si tu propia mente escupe pensamientos negativos, intenta practicar “detener el pensamiento”, una técnica que se utiliza con frecuencia en la terapia cognitiva conductual, dijo Cox. Cuando un pensamiento negativo sobre tu cuerpo aparezca en tu cerebro, di: “Detente”. A continuación, sustituye ese pensamiento por otro positivo. Por ejemplo: si estás de pie frente al espejo y notas la grasa de tu vientre, detén ese pensamiento y recuerda que tu cuerpo ha gestado a un bebé o ha corrido maratones o te permite acarrear el abono para tu jardín.

La cultura de la dieta está en todas partes: por ejemplo, en los términos “los 15 de la cuarentena” o “los 19 del covid” o los “coronakilos”. Estas frases que hacen referencia al aumento de peso impulsaron la idea en las redes sociales y en los sitios de cultura popular de que, en medio de las enfermedades masivas, el desempleo y otros males pandémicos, un aspecto que merecía tu energía emocional era mantenerte lo suficientemente delgado para entrar en tus pantalones de mezclilla.

Aunque nadie haya encontrado nunca ningún defecto en tu cuerpo, lo más probable es que hayas asimilado ideas sobre cómo deben ser los cuerpos. Es muy posible que esas ideas estén muy apartadas de nuestra salud real. Estas ideas están relacionadas con la necesidad incesante del capitalismo de vender productos dietéticos, afirmó Connie Sobczak, cofundadora y directora ejecutiva de Body Positive, una organización sin fines de lucro que lidera la capacitación respecto a la positividad corporal. La creación de una jerarquía de cuerpos buenos, mejores y superiores genera oportunidades de mercado para vender lo que necesitamos para conseguir esos cuerpos.

Analiza bien tu consumo de medios de comunicación y redes sociales. Considera la posibilidad de dejar de seguir o silenciar a los amigos, influentes y celebridades que promueven la delgadez. ¿Un paso adicional? Denuncia (aunque solo sea para ti mismo) los ejemplos de gordofobia en programas de televisión, películas y demás. Cuando empieces a señalar de manera intencional la cultura de la dieta cada vez que la veas, te sorprenderá cómo ha impregnado nuestro discurso diario.

Las personas que viven en cuerpos más grandes con frecuencia no se sienten bienvenidas en ciertos espacios, como en el gimnasio, dijo Cox, pero practicar la aceptación del cuerpo puede cambiar eso.


Source link

WORLD NEWS